21 febrero 2012

This is a Call - Foo Fighters


Ayer mientras recordaba lo que hubiera sido el cumpleaños nº45 de Kurt Cobain, me preguntaba hacia dónde se hubiera dirigido en términos creativos y en gran parte qué habría sido de Nirvana, de no haber tomado la definitiva decisión de quitarse la vida. Hoy me propongo hablar un poquito sobre eso, con la ventaja de hacerlo casi 20 años después de su muerte.

En primer lugar, In Utero (1993) fue el primer paso para alejarse de ese sonido mainstream que la banda nunca había terminado de querer para el exitoso Nevermind (1991). Las letras de este álbum son más crudas, el sonido más agresivo, la voz de Cobain mucho más seca y desgarradora. La batería suena más pesada y hay líneas de bajo mucho más marcadas. En términos generales es un disco de rock mucho más alternativo que su predecesor.

En una entrevista le escuché decir a Kurt que estaba contento de tener en la banda a alguien como Grohl, ya que sentía que le quitaba la presión de ser la única fuerza creativa dentro del grupo. Si bien son contadas con los dedos de la mano las letras en las que participó Dave, parte del sonido sí se debe a su capacidad e influencia artística.

Lo que nadie puede negar es que Kurt Cobain llegó para poner en el mapa a la música alternativa, como nadie lo había logrado. Su pronta partida de este mundo dejó un enorme vacío que ninguna otra figura pudo llenar, y que al poco tiempo fue ocupado por lo que yo llamo, Los Años de Plástico, que comprenden un progresivo declive del rock en general y un firme ascenso del pop.

Si miramos con detenimiento, en el año 1995 Alice in Chains sacó su último disco con Layne Staley mientras que Radiohead llegó a un pico de popularidad en 1997 con Ok Computer para luego meterse en terrenos experimentales, poco apreciados por la masa. En ese mismo año se disolvió Soundgarden. Un año antes Pearl Jam había sacado su cuarto disco, No Code, que marcó el inicio de la famosa guerra contra Ticketmaster, o en realidad, contra las corporaciones que buscan lucrar con los artistas a costa del público (si sos argentino esta historia te tiene que sonar conocida). La vida de los Ramones también llegaría a su conclusión en 1996. Todo indicaba que el rock alternativo parecía estar muriendo.

Y si miramos al rock pesado y al metal, vemos algo similar. Los Guns N' Roses se separaban en 1993; al exitoso Disco Negro de Metallica le siguieron los criticados Load, Reload y años después un St. Anger que poco se parecieron a todo lo que habían hecho. Pantera sacó su último disco de estudio en el 2000 con pocas ventas, para disolverse en el 2003 y que las esperanzas de una posible reunión muriesen en el 2004 con el asesinato de Darrell. 

¿En paralelo qué pasaba? Los Backstreet Boys sacaban su primer disco en 1996 y eran una sensación mundial y tapa de la Rolling Stone. Un año después llegaría 'N Sync con otro gran ascenso a la fama. Luego, en 1999 vendrían Britney Spears y Christina Aguilera para terminar de instalar el pop en el mainstream musical y dejar al rock casi en el olvido.

Si bien la cosa pintaba mal, no todo estaba perdido. 1994 fue el año que catapultó a Green Day a la fama con su disco Dookie y a The Offspring con Smash. Un año después llegaría el primer disco de Foo Fighters (homónimo) y en 1996 el primero de Nickelback. 1995 también sería el comienzo de Incubus y un lento ascenso a la fama, que les llegaría con Make Yourself (1999) y Morning View (2001). A partir de los primeros años de la década del 2000, hubo un lento declive del pop, una vuelta al rock con Audioslave, Velvet Revolver y el surgimiento del rock retro; sumado a la eterna presencia de Pearl Jam, la última de las bandas de Seattle (mientras esperamos el disco nuevo de Soundgarden, producto de su vuelta a la escena, para mitad del 2012).

Si hay algo que se puede destacar de todo este tiempo, es la presencia de Dave Grohl en la escena musical. Luego de perder a su amigo y de que se disolviese su banda, tranquilamente podría haberse retirado o deprimido. Todo lo contrario, él solo grabó todo el primer disco de Foo Fighters, armó la banda y tomó la posta de la lucha por el rock.

Desde 1995 hasta la actualidad, Dave grabó 7 discos de estudio con Foo Fighters y 1 de covers (Medium Rare); 1 disco de metal con Probot, proyecto propio en el que reunió a figuras del metal como Max Cavalera, Lemmy, King Diamond y otros; y 1 disco con Them Crooked Vultures, banda que reunió al mítico bajista de Led Zeppelin, John Paul Jones con Josh Homme de Queens of the Stone Age, para dejar en claro que el rock estaba más vivo que nunca.

En el medio ha colaborado con cuanto artista se nos ocurra. Desde Tony Iommi hasta Paul McCartney, pasando por Queens of the Stone Age, Nine Inch Nails, Garbage, David Bowie y la lista sigue.

Por eso cuando nos preguntamos qué hubiera sido de la música si Kurt Cobain no se hubiese suicidado, creo que nos habríamos perdido de todo lo que Dave hizo por su cuenta y todo lo que aportó a la música en general. Las cosas por lo general tienden a acomodarse solas. Luego de picos de crecimiento, se suelen vivir etapas de declive en la que se cuestionan muchos principios y surgen otras tendencias que cobran fuerza, pero eso sucede hasta que uno se vuelve a reagrupar y encara la nueva etapa con más sabiduría y conocimiento. Eso es lo que en mi opinión le pasó al rock luego de la partida de Cobain.

Si hoy miramos al rock, vemos que Pearl Jam sigue vigente y Foo Fighters es sensación mundial. Arcade Fire, Arctic Monkeys, Kings of Leon y The Strokes (para nombrar solamente unas pocas), son todas bandas surgidas en los últimos 10 años y han alcanzado un incuestionable éxito.

Por lo tanto, en honor al que lleva la antorcha del rock, Mi Tema del Día es el que abre toda la discografía de Foo Fighters. This is a Call pareciera el nombre perfecto para todo lo que vino después. No hay dudas de que la disolución de Nirvana fue su "llamado" al centro de atención de la música y del rock, su oportunidad de hacer algo completamente suyo. No es casual que cante "This is a call to all my past resignations" y que al hacerlo, signifique ponerle nombre y apellido a toda la música que se había guardado para él, a la que había renunciado para sentarse detrás de la batería de una de las bandas más  grandes que dio el rock, por más efímero que haya sido su paso por la historia de la música.

Gracias Dave. Nos vemos muy pronto en River.

Dejo primero la versión original, con mejor sonido y letras.


Para cerrar, imágenes de la presentación del disco en el show de David Letterman, año 1995. La calidad de imagen y sonido no son muy buenas, pero son una anticipo de lo que vendría.


Gracias por leer.

1 comentario:

  1. Buenisimo tema y terrible banda. Aguante grohl!
    Los foo fighters son una de las pocas buenas bandas de rock que quedan. Todos los discos son buenos y en todos se nota una mejora. El ultimo la rompe.
    Abarzo!!

    ResponderEliminar